Las diez diferencias entre un jefe y un líder




El liderazgo de una persona no tiene que ver con la posición jerárquica que ocupa, sino con las habilidades que posee para dirigir a un equipo de trabajo.

Las palabras jefe y líder no tienen el mismo significado. La diferencia entre un perfil y otro esta marcado muchas veces por las actitudes que emplean las personas en dichos puestos.

Un verdadero líder es una persona que encabeza y dirige un grupo, mientras que el jefe es la persona que tiene autoridad o poder sobre un grupo para dirigir su trabajo o actividades.

Además, son muchas las actitudes que pueden hacer que una persona encaje con el perfil de líder o de jefe. Las diez principales diferencias son las siguientes:

Qué hace un Jefe

Qué hace un Líder

Infunde temor, miedo y suele amenazar. Escucha atentamente a su equipo de trabajo
No se preocupa por las necesidades de su equipo, laborales, ni personales. Se preocupa por el bienestar de su equipo.
Solo da ordenes e ignora los requerimientos, solicitudes o cualquier comentario de su equipo. Escucha atentamente a su equipo de trabajo.
No comunica los objetivos del área y no hace nada por comunicarlos. Comunica los objetivos del área y los recuerda a su equipo de vez en cuando.
Cree que señalando los aspectos negativos, su equipo mejorará. Señala tanto los aspectos positivos como negativos de una persona.
Se adjudica los logros de su equipo. Comparte los éxitos con su equipo.
Suele actuar con autoridad, recordando que “él es quien manda aquí” El líder encuentra su inspiración en la frase “Yo puedo ser útil aquí”.
Dice constantemente “Yo Dice “Nosotros“.
Hace que el trabajo sea monótono. Hace que el trabajo sea interesante.

Características de un buen Líder

  • Poseen una visión a largo plazo, es coherente en sus convicciones porque vive aquello que predica.
  • Crece y hace crecer a su gente, enseña, delega funciones y crea oportunidades para todos.
  • Las habilidades de un líder también se observan en la capacidad de autocontrol.
  • Toma de decisiones eficientes en momentos de crisis.

Para el cargo de jefatura, es fundamental poseer habilidades blandas que apunten al lado emocional, interpersonal y a desenvolverse de manera efectiva con las personas.

Asumir el cargo de jefatura tiene grandes responsabilidades, como el ser guía para su equipo de trabajo, una motivación diaria para lograr los mejores resultados, y ser un ejemplo de perseverancia y energía. Recuerda que un buen equipo de trabajo es el reflejo de un buen líder.

Para llegar a estar a cargo de un equipo de personas, no basta con contar con los estudios necesarios. Las habilidades de liderazgo son fundamentales para poder guiar, inspirar y motivar a las personas”, señala Ernesto Velarde Country Manager Trabajando.com

Fuente : Diario Gestión