Pautas a tomar en cuenta al solicitar un préstamo personal

Así como cuando se va realizar una inversión, la solicitud de un crédito requiere de una serie de evaluaciones para no tomar malas decisiones. ¿Sabes qué es lo debes de considerar?, ¿es mejor endeudarse con tarjeta, un crédito u otro instrumento financiero?, ¿cómo saber cuáles son las entidades que tienen los intereses más bajos?

Antes de ir a una entidad financiera, lo primero es plantearse si realmente existe la necesidad de pedir un préstamo, no actuar por el simple deseo de comprar o financiar algo que no es importante. Pero sigamos, si tu decisión es que sí necesitas el crédito por algo relevante, lo segundo que debes hacer es analizar si el producto financiero te va a beneficiar y por cuanto tiempo lo vas necesitar. Recuerda que nadie te va a prestar dinero sin cobrar nada a cambio, menos un banco u otra entidad: mientras más largo sea el plazo para cancelar tu deuda, mayor será el interés que terminarás pagando.

“El crédito que se solicita no debe servir para pagar otros créditos […], lo que uno debe hacer es calcular si va a poder pagar el crédito que va a utilizar, [analizando] cuáles son sus gastos, cuáles son los ingresos, cuáles son las deudas vigentes y qué pasaría si a su presupuesto se le adhiere un nuevo gasto”.

El tercer paso a seguir es comparar con qué producto conviene endeudarse: ¿una tarjeta de crédito, un crédito de consumo u otro instrumento?. “De manera general, sabemos que una tarjeta de crédito cuesta cerca de 120% en tasa de interés efectiva anual, mientras que un préstamo en promedio cuesta 60% […] entonces lo que nunca hay que hacer es financiar algo a seis, doce o dieciocho meses con tarjeta de crédito porque sale carísimo”.

Una vez que se haya decidido por el tipo de crédito y el periodo en el cual se va a cancelar la deuda, el cuarto paso es definir cuál es el costo total del préstamo que se va a tomar. Para ello, hay que finalmente comparar lo que nos ofrece el sistema financiero ( entidades bancarias, cajas municipales, etc ).“El público no se debe confundir con tantos conceptos de comisiones, tasas y demás […] debe ir directamente a la idea que engloba todos los conceptos y esa es la idea del TCEA (Tasa de Costo Efectivo Anual)”: